Predicación especial

With 0 Comments, Category: Noticias 2008, Etiquetas: , , , , , , ,

El pasado 30 de noviembre nos visitó Shai Shemer. Shai Shemer es pastor del movimiento Cuerpo de Cristo, presidido por Miguel Díez. Es judío de origen y convertido al cristianismo desde hace catorce años. Está casado y tiene tres hijos. Es licenciado en estudios sobre la tierra de Israel, y profesor de arameo y hebreo bíblico. Actualmente dirige una academia para estudiar estos idiomas. Es director también de la organización Sefarad-Israel, que realiza viajes de estudios a Israel. Es director y productor de programas de TV sobre las raíces del cristianismo, arqueología bíblica, historia de Israel etc.

En la visita nos predicó sobre la Luz de Dios (gozosa para él particularmente) y del papel de la mujer en esa luz. Empezando por el aspecto físico, dio su propia impresión de lo que es la luz, un paso de la oscuridad cómoda a la vida con una fuerza especial a un mundo agresivo.

También explicó que para el varón es incomprensible este concepto, y que su comprensión está reservada a las mujeres, ya que el dar a luz es algo exclusivo de ellas, ya que sus contracciones son las que efectúan este movimiento.

Con estas premisas, nos dio un repaso de lo que él denomina ´movimientos uterinos´ a través de la historia de varias mujeres grandes de la Biblia: Eva, Sara, Rebeca y Raquel, y de como sus movimientos uterinos cambiaron la historia de la humanidad. Eva con su fuerza en contra de Adán; Sara cuando tuvo que consentir que Isaac fuese a sacrificio y no lo vio más; Rebeca cuando mandó a su hijo lejos para preservar su vida y Raquel cuando dio su vida para dar a luz a Benjamín. Excepto en el caso de Eva, Shai nos expuso lo que significa la luz de Dios en la vida de las mujeres que con su movimiento correcto hicieron uso de su autoridad (o no la usaron) para hacer la voluntad de Dios en sus maridos.

También nos explicó como ciertos pasajes de la Biblia que pasamos por alto porque los creemos redundantes nos hablan de la importancia de ese movimiento uterino. De hecho la raíz de la palabra Israel está basada en la raíz de Sara. También nos explicó que para dar la luz de Dios en la sociedad, para poder vestir las vestiduras sacerdotales que Dios nos da debemos de ser como olivas machacadas, que se usaban para iluminar el Lugar Santo del Tabernáculo.

Nos explicó que las pruebas de la vida y las contradicciones de la vida es lo que nos machaca y hace salir el aceite necesario para alumbrar en este mundo y poder decir con completa dignidad que somos discípulos de cristo. La predicación fue muy amena, ya que Shai introducía de vez en cuando anécdotas de su propia vida en lo que nos ilustraba lo que quería decir.

Es muy gratificante recibir lo que Pedro describió cuando presentó a Shai a la iglesia: suculentas albóndigas. Y además con salsa.

Fuente: Boletín de Asamblea Cristiana Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies