Predicador invitado: Javier Díaz

Predicador invitado: Javier Díaz

With 0 Comments, Category: Noticias 2010, Etiquetas: , , , ,

El pasado 31 de octubre nos visitó una vez más el Javier Díaz (predicador) acompañado de su esposa Charo, quien nos introdujo con una cortita palabra de ánimo basada en 1ª de Pedro 4:12 que nos infundió fortaleza.

Javier continuó la introducción reseñando que además de ser fuertes en Dios, Su promesa sobre Su Iglesia consiste en que tendríamos aflicción, pero Él estará con nosotros hasta el fin.

El texto base de la exposición fue el Salmo 42 y tras ponernos en situación sobre el contexto histórico y geográfico del Salmo, y con el propósito del mismo, lo contextualizó señaló el paralelismo que el salmista hace entre la sed profunda del ciervo con la propia sed de Dios

Javier resaltó la sed propia del ser humano de agradar a los demás, de sentirnos seguros, de no perder el trabajo, de proveer a los nuestros e indicó que todo esto es un producto de la sed real que tenemos, el ser justificados delante de Dios. Tenemos hambre y sed de justicia, de ser justificados y esa sed no la podemos apagar por nosotros mismos, y estamos expuestos a confundirnos con asuntos vacíos que ofrece la sociedad, pero que alejan de Dios, que nos engañan con nuestras propias necesidades. Sólo Jesús puede solucionar nuestra sed; Él es el agua de vida, no de muerte.

Sólo Jesús justifica al Ser Humano, porque Él es el único justo de toda la humanidad—resaltó Javier. La religión, entendida como un sistema normativo que aleja al Hombre de Dios, no salva, sólo es en Cristo que la sed se puede apagar. Jesús nos llama a vivir de Él, a beber de Su agua viva. Nosotros no podemos beber más de la Sociedad de Consumo, de la mera religión sin Dios.

También nos predicó acerca de la santificación y de cómo el Espíritu Santo es quién nos ayuda y nos guía en la santificación y que el objeto de ésta no es hacer más o menos cosas para la iglesia o el crecimiento personal. A esto segundo lo llama legalismo y lo define como agente que ahoga al Espíritu Santo.

Terminó diciendo que el problema del Ser Humano es el del terrible vacío del mismo y que esto puede ser tomado por las huestes de maldad para acabar con el Ser Humano y efectuó el llamado a la responsabilidad de la Iglesia del Señor a alcanzar a la sociedad para poder llevarles el evangelio, de sanar o de saciar, pero no puede ser tibia, no puede estar intoxicada por los engaños de la sociedad.

El mensaje a la sociedad debe de ser que se puede beber del agua de vida gratuitamente. Para finalizar la predicación, Javier hizo un llamamiento a servir a Dios sirviendo a la sociedad, sanando o saciando.

Fuente, Fotos, Redacción: medios de ACMadrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies