Proyecto Ana octubre

Proyecto Ana octubre

With 0 Comments, Category: Noticias 2014, Etiquetas: , ,

Por 17 años, Proyecto Ana ha conducido un ayuno y oración anual, rotacional, de 40 días, por las mujeres de este mundo. Intercesores alrededor del mundo estarán poniendo en práctica esta efectiva disciplina espiritual. No para hacer que Dios nos ame más o nos dé más poder; después de todo, el ayuno no es un fin en sí mismo. “El ayuno es un medio por el cual adoramos al Señor y nos sometemos en humildad a Él… El ayuno invita a Dios al problema. Luego en la fuerza de Dios, la victoria es posible,” escribió E. L. Towns. Al ayunar digas: “Señor, te amo más que a la comida.

"Tú eres mi sustentador. Tú eres mi fuente de energía espiritual.” El ayuno nos abre nuevos horizontes en el mundo invisible. Elías, David, Daniel, Pablo, aún Jesús ayunaron y oraron y en las fuerzas de Dios lograron grandes cosas para Él y Su pueblo.

¿Te unirás también a nosotras en oración por la iglesia perseguida en África, Oriente Medio y especialmente Israel, Irak, Siria y Egipto? Por el fin de este tsunami de terror, las muertes de niñitos inocentes, la violación de mujeres y niñas, la matanza de familias y ciudades enteras? Por paz, justicia, arrepentimiento, reconciliación, perdón y sanidad para prevalecer?

En mi corazón resuena el grito de Habacuc: “¿Hasta cuándo, oh Señor?… Destrucción y violencia… contiendas y conflictos abundan. La ley pierde su poder y la justicia nunca prevalece… La justicia está pervertida.” Pero yo creo que la respuesta de Dios es por nosotros hoy: “Mirad a las naciones y observad- y queden realmente asombrados. Porque yo haré algo en estos días, que aunque te lo digan no lo creerás.” (Habacuc 1:1-5) Dios nos ha dado la oración y el ayuno- armas poderosas para derribar fortalezas a nuestro alrededor en todo este mundo herido.

Mientras luchaba al escribirte esta carta, recibí un correo de mi amiga irlandesa que decía: “¡Los días son cortos!…" Job 41:11 me conforta con las palabra de Dios: “¿Quién tiene un reclamo contra mí que deba pagar? TODO lo que hay bajo el cielo me pertenece.” ¡Detente! Dios está a cargo. ¡Aleluya!… ¡Por esta razón, que podamos seguir adelante siendo mujeres que permanezcamos firmes, en Su poder! Que despleguemos Su esplendor en las vestiduras que Él ha puesto sobre nosotros – vestiduras de fortaleza y dignidad – con sabiduría e instrucción sobre nuestras lenguas, manos y pies como Jesús.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies